CLUB FAYNA

    

                     EL MANTENIMIENTO DE MIS PATINES

 
Comprar un equipo de patines necesariamente implica un gasto considerable de dinero, por eso me parece más que importante que aprendan a cuidarlos y mantenerlos en buenas condiciones. No sólo por el uso que cada uno pueda darle, sino para que llegado el momento de cambiarlos (ya sea porque nos creció el pie o por un equipo mejor) podamos venderlos en un buen precio.
 
Cuidados y mantenimiento:
 
BOTA: utilizar siempre cubrebotas para protegerlas, limpiar con un trapo apenas húmedo y existen productos para otorgar brillo y/o pintar raspaduras. No guardar los patines con los cordones, medias o cubrebotas dentro, por el contrario, dejarlos bien abiertos en un lugar fresco para que se ventilen (no al sol) Controlar que los cordones tengan el largo adecuado para atar la bota completa.

PLANCHA: revisar cada tanto que no tenga rajaduras, que tenga todas las tuercas y no estén oxidadas, ir girando el freno para que se gaste parejo y limpiarla con un trapo apenas húmedo. Es muy importante que cada alumno aprenda a regular la suspensión de sus patines, dado que es algo muy personal. No deben estar demasiado rígidas ni demasiado blandas (consulta con tu profesor/a)

RUEDAS: semanalmente o cada 15 días extraerlas con una llave (debe exigirla cuando compra el patín, sino deberá ir a una ferretería) y limpiar con un trapo la superficie de la rueda, el agujero donde encaja el eje de la plancha, la tuerca, el eje, etc. Al volver a colocar las ruedas ajustarlas hasta que NO giren y luego ir aflojando la tuerca de a cuartos hasta que la misma gire sin pararse (no debe quedar floja) No utilizar los patines en las veredas o en la calle.
TENER EN CUENTA:
- Las tuercas van siempre en los mismos ejes
- Las ruedas si bien pueden rotarse (dado que algunas se desgastan más que otras) se debe respetar los lugares de las ruedas de “agarre” y de las ruedas “comunes”


 
Aclaración: para rotar las ruedas se debe tener en cuenta si es de agarre o común. Es decir, si se gastó una rueda de agarre debo cambiarla por otra que también sea de agarre.


RODAMIENTOS: Limpieza (cada 3 meses aprox.)
Introducción:
La suciedad es la principal causa del daño abrasivo de los rodamientos, que lleva a la reducción de su vida útil. Es por esto que su limpieza es muy importante. Los rodamientos semiblindados ofrecen dos ventajas al respecto:
1) Su lado blindado colocado hacia el exterior de la rueda, dificulta el ingreso de suciedad y agua al rodamiento como así también la salida del lubricante desde el interior (aunque no lo impide completamente).
2) Su lado no blindado (colocado hacia el interior de la rueda) facilita su limpieza.
Ante cualquier duda comuníquese con su profesor/a


¿Cuándo limpiarlos?
Si cuando se hacen girar las ruedas se sienten vibraciones o se escucha ruido de metal rozando sobre metal, es probable que sea hora de limpiar los rodamientos. Si alguna bolilla o la superficie de los canales de rodadura están deteriorados por desgaste abrasivo o corrosión, no podrá hacerse nada para repararlo. Pero según el grado de deterioro, se lo podrá seguir usando por un tiempo más antes de reemplazarlo por uno nuevo. Llegado el caso, siempre podrá reemplazar los rodamientos de a uno o conforme los necesite.


Extracción:
No son pocos los que tienen la no muy sana costumbre de extraer los rodamientos trabándolos en el extremo del eje y tirando y forcejeando de la rueda hasta lograr su objetivo. Haciendo esto, correrá el riesgo de dañar la rosca del eje, la rueda (deformando su perímetro interno) o el rodamiento mismo. Es por esto que recomendamos la utilización de un extractor de rodamientos.


Blindajes:
Si los rodamientos son semiblindados o sin blindajes, puede proceder a limpiarlos directamente.
Si por el contrario, los rodamientos son blindados a ambos lados (doblemente blindados), será conveniente quitarles al menos uno de los blindajes para poder limpiarlos y lubricarlos adecuadamente.
Los rodamientos doblemente blindados pueden ser de dos tipos:

1) Con blindajes removibles para mantenimiento: El tipo más común consiste en una cubierta sujeta en su posición por un aro metálico en forma de "c". La siguiente figura muestra el blindaje y el aro retenedor cuando son extraidos del rodamiento.
Si este fuera el caso, quite el aro con la ayuda de un alfiler o elemento puntiagudo. Note que el aro tiene un ángulo agudo en cada extremo. Será mucho más fácil liberar el aro desde el extremo que tiene el ángulo agudo hacia adentro (en la figura, el que se muestra en la parte superior).
Si ambos lados del rodamiento tuvieran este tipo de blindaje, quite los dos para facilitar la limpieza.



2) Con blindajes fijos: En este caso deberá decidir si quiere quitar el blindaje o no. Algunos recomiendan no tocar los blindajes y proceder a la limpieza y lubricación con los blindajes puestos, pero al no tener acceso al interior del rodamiento nunca sabrá que tan limpio, que tan sucio o que tan bien lubricado se encuentra.
Probablemente la mejor solución sea quitar UNO de los dos blindajes. Aunque de esta manera estará sacrificando lo que pagó de más por haber adquirido rodamientos con doble blindaje, esto permitirá limpiar y lubricar el rodamiento adecuadamente. Para quitar el blindaje, se deberá pinchar el mismo cuidadosamente con un elemento punzante (como una aguja gruesa o la punta de una tijera) o introducir un destornillador pequeño entre el blindaje y la carcaza del rodamiento. Hecho esto, basta tirar con el mismo elemento para quitar el blindaje. No es necesario hacer mucha fuerza ya que los blindajes son finos y se doblan fácilmente. Los blindajes extraidos ya no serán útiles dado que muy probablemente quedarán doblados o dañados.
Cuando los blindajes son fijos, sólo deberá quitar UNO de los dos blindajes ya que de sacar ambos, el rodamiento quedará sin protección alguna para prevenir la entrada de agua y suciedad.


Limpieza:
Sumergir los rodamientos dentro de un recipiente con kerosene y limpiar la suciedad con la ayuda de un cepillo pequeño (cepillo de dientes viejo). Si los rodamientos tuvieran blindajes removibles, éstos también deben ser limpiados junto con el aro retenedor.
Se recomienda repetir la limpieza 2 o 3 veces seguidas, utilizando kerosene nuevo cada vez, para garantizar que no queden impurezas en el interior del rodamiento. DEJAR SECAR BIEN antes de lubricarlos.


Verificación:
Comprobar que todos los rodamientos giren libremente sin vibraciones.
Repitiendo lo dicho anteriormente: Si alguna bolilla o la superficie de los canales de rodadura están deteriorados por desgaste abrasivo o corrosión, no podrá hacerse nada para repararlo. Pero según el grado de deterioro, se lo podrá seguir usando por un tiempo más antes de reemplazarlo por uno nuevo. Llegado el caso, siempre se los podrá reemplazar de a uno o conforme se los necesite.


Lubricación:
Una vez secos, coloque 2 o 3 gotas de lubricante en el interior del rodamiento (NO recomendamos el uso de grasa) y hágalo girar con los dedos para que el lubricante se distribuya uniformemente alrededor de las bolillas, la jaula y los canales de rodadura. Si el rodamiento tuviera blindajes removibles, recuerde colocarlos en su lugar.


Montaje:
Otra vez, el extractor de rodamientos facilitará la tarea y garantizará la perfecta alineación de los rodamientos con el eje de la rueda. Note que debe colocar el lado blindado hacia el exterior de la rueda.


Recuerde:
La limpieza de los rodamientos implica también limpieza en el kerosene, lubricante, manos y trapos utilizados. Una vez limpios, evite tocar los rodamientos con las manos más de lo necesario.
Lo habrá leído muchas veces pero no vamos a omitirlo: al trabajar con productos inflamables, asegúrese de hacerlo en un lugar bien ventilado y libre de llamas o cigarrillos encendidos.
Los gases de solventes son tóxicos y explosivos. Utilice guantes para proteger la piel y gafas de seguridad para proteger los ojos de salpicaduras de solventes.

 

Espero que pongan en práctica todos estos cuidados y consejos para aprovechar al máximo sus patines, mejorar su rendimiento y su durabilidad. Saludos a todos!!!